Skip navigation

Un dia como otro cualquiera en la base aeronavla estadounidense de Fort Lauder Day, Florida, cinco Gramman Avenger estaban alineados, preparados para un vuelo rutinario, previsto para esa tarde. Pero el cabo naval Alan Cosnard, uno de los miembros de la tripulacion de ese vuelo, tenia la extraña sensacion de que algo terrible iba a ocurrir. 45 minutos antes de despegar, se retiro. A las 2 de la tarde, los cinco pilotos y nueve mienbros de la tripulacion estaban preparados. El vuelo 19 rugia por la pista y se elevaba en el cielo. Mientras el comandante de vuelo, el teniente Charles Taylor comprovaba el cuadro de mandos, se preguntaba por la decision del cabo Alan de abandonar. Para Taylor, un veterano de 6 años con 2.500 horas de vuelo, era solamente otra mision rutinaria. Pero tres horas despues, el vuelo 19 habria desaparecido. Cinco aviones y catorce hombres, se evaporarian sin dejar rastro en una zona que se conoceria como el Triangulo de las Bermudas. El torpedero TBM-3 Avenger, era un avion potente y polivalente, diseñado tanto para una compañia aerea como para una base, resulto tener un valor incalculable en la Seguna Guerra Mundial, ya que envio gran cantidad de buques japoneses al fondo del oceano. Capaz de volar a 480 km/h, cada avion del vuelo 19 tenia combustible suficiente como para recorren 1.600 km. Las condiciones atmosfericas parecian casi perfectas, con algunas nuves ligueras y viento moderado. Tras despegar de la base, el vuelo 19 tenia instrucciones de volar hacia el este 260 km para ensallar un lanzamiento de bombas, entonces los aviones se dirigirian al norte casi 120 km antes de girar al oeste para regresar a la base. El tiempo total de vuelo estimado no superaria las 2 horas. Los cinco aviones llegaron a la zona de lanzamiento cerca de las Bahamas, sobre las 2 y media de la tarde, cumpliendo el horario previsto. Tras completar el simulacro de bombardeo, el vuelo 19 sigui rumbo al norte seguen lo previsto. Hasta el momento, todo parecia ir bien.                                                                                                                   

Mientras tanto, los operadores de radio de la torre de control de la base, esperaban ser relevados a las 4 de la tarde. Solo necesitaban que le vuelo diecinuve les estimara su hora aproximada de llegada. A las 3:45, el comandante del vuelo diecinueve, el teniente Taylor contacto. Pero no parecia un mensage rutinario. Taylor parecia desesperado. (repruduccion de la conversacion)                                                                 Taylor: Llamando a torre de control es una emergencia. Parece que hemos perdido el rumbo. No vemos tierra, repito, no vemos tierra.                                                             Torre de Control: ¿Que posicion teneis?                                                                               Taylor: … … … (Mientras esperaban la respuesta de Taylor, los controladores, exploraron el cielo en busca de los cinco aviones. Pero no vieron nada. Tras unos instantes, la radion cobro vida) No estamos seguros de nuestra posicion, no podemos saver donde estamos. Parece que estamos perdidos                                                        Torre de control: Diriganse al oeste, puede que asi recuperen el rumbo.                        La respuesta de Taylor fue alarmante: No savemos donde esta el oeste, todo esta mal, esto es extraño, no podemos estar seguros de ninguna posicion. Incluso el oceano parece otra cosa distinta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: