Skip navigation

Alejandro Magno, sintio siempre el ansia de avanzar mas alla de los limites fijados. Ese anhelo de superar las fronteras era un rasgo caracteristico del ivencible conquistador, empenado no solo en emular a los mas grandes heroes griegos, Heracles y Dionisio, sino tambien, al menos durante sus ultimos anos, en ser reconocido como un Dios, tanto por sus subitos asiaticos, como por sus compatriotas griegos. Ya su padre, Filipo II de macedonia, tuvo la intencion de colocar en su ciudad, una estatua propia junto a la de los 12 dioses, pero fue un gesto vano, pues fue asesinado poco después. Alejandro iria mucho más lejos. Desde luego, sus meritos como invicto guerrero y fundador de ciudades a lo largo de sus expediciones de conquista parecían acreditar su condición heroica. Su ascendencia remontaba a dos míticos héroes: Aquiles, por parte de madre, y Heracles, por el lado paterno. Pero incluso el titulo de heroe pareceria modesto para una figura tan incomparable, un rey de una excelencia tan sobrehumana. Alejandro quería ser dios. Se consideraba hijo de Zeus y, siendo adorado ya como ser divino en sus dominios, exigió de las ciudades griegas el culto a su persona como <<un dios invicto>>.

El ascenso de alejandro como dios, tuvo su primer acto celebre en el santuario de Amon en Siwa, en el desierto de Libia, en el 331 a C. El joven monarca, habia llegado a Egipto al termino de su avance imparable. En Issos, habia infligido al ejercito persa una derrota aplastante, forzando a Dario III a buscar refugio en la lejana Babilonia, y luego habia conquistado Tiro, Gaza y Jerusalem. Una vez en egipto, Alejandro se arriesgo a cruzar el penoso desierto libico para visitar el famoso oraculo que, segun un antiguo mito, habian consultado antes otros dos heroes griegos, Heracles y Perseo. Alejandro, con una escogida tropa, llego al oasis gracias a la guia milagrosa de dos serpientes o dos cuervos, tras vagar sin rumbo en aquellos inmensos arenales. Pero cuando el gran sacerdote saludo a Alejandro como hijo del dios Amon, al que los griegos identificaron como Zeus, la imagen del rey quedo modificada. Desde entonces, Alejandro pasó a considerarse hijo de Zeus Amón, tal como habia proclamado el sacerdote local. Loa historiadores han debatido mucho sobre esto: unos destacan el lado mistico de Alejandro; otros ven en esta aventura, una premeditada propaganda politica antes de avanzar hacia el corazon del imperio persa, En todo caso, este episodio, con su halo enigmatico, marcaria la imagenfutura del rey macedonio.

No se sabe con exactitud lo que ocurrió en el interior del templo. Se sabe, que Alejandro entro solo a consultar el oráculo y escuchar las respuestas del dios. Sus acompanates quedaron fuera y el no contó a nadie los detalles de la consulta. Las crónicas coinciden en recalcar que Alejandro pregunto dos cosas: si su padre, habia sido cumplidamente vengado y si el llegaria a convertirse en soverano del mundo. El oraculo contesto afirmativamente a las dos preguntas, pero recalcó que alejandro no era hijo de Filipo, si no de el dios Amón. Luego, ya reconocido como hijo de Amon y con la profecia de su destino imperial, el hasta entonces invicto Alejandro pudo emprender su decidido viaje hacia asia, con un animo muy fortalecido. Si el grn dios Amón, imagen egipcia de Zeus, estaba con el. Quien iva a detenerle?  Pero la paternidad de Zeus Amón no iva a resultar un anuncio muy del agrado de sus tropas macedonias y sus veteranos se lo recordarian en momentos criticos. Al fin y al cabo, Alejandro heredó el trono de Macedonia como hijo de Filipo, y por ello fue reconocido y aclamado como rey por los nobles macedonios. Alejandro, sin embargo, supo jugar a mantener ambos padres, uno regio y otro divino, segun sus conveniencias. Desde que recibió el oráculo de Siwa se sintio protegido por un paternal Zeus Amón, pero no dsuidó honrar filialmente a su padre. Mas tarde, Alejandro hizo emitir monedas en las que aparecia su rostro con las sienes doradas con los retorcidos cuernos del dios Amón, mientras que en otras se presentaba con la cabeza cubierta con piel de leon, como un nuevo Heracles.

Para los egipcios, ya que Alejandro se habia coronado faraón y habia sido reconocido como hijo de Amon Re, no habia nada de raro, en que se le rindiera culto como un nuevo dios, como a otros faraones, incluso en vida. Así, en un relieve de Luxor, Alejandro aparece como farahón, ante el dios ejipcio de Min. Pero para la mentalidad griega, eso era muy distinto. Ningun mortal podia convertirse en dios. Es cierto que en alguna ciudad griega agradecida por su liberación y en algunas fiestas locales se habia rendido un culto casi divinoa algunos generales victoriosos, como los espartanos Brásidas y Lisandro, heroes de la guerra del Peloponeso; y Filipo, como hemos dicho, habia pretendido situar una estatua sulla junto a la de los doce dioses; pero para sus tropas, Alejandro no dejaba de ser un pricipe macedonio de doble estirpe, que, si por sus aventuras no dejaba de rivalizar con algunos heroes de otros tiempos, no dejaba de ser un compatriota audaz y afortunado. Si por su familia materna, alejandro se jactaba de  descender de Aquiles, y tal vez del esforzado Heracles por la paterna, eso no le garantizaba un pasaporte a la condicion de dios.                                           Habia, pues, gran distancia entre la adoración que otros pueblos, sumisos súbitos, como los egipcios y luego los persas, podían tributar al gran conquistador, y el respeto que los macedonios sentian por su rey, cuya supuesta divinidad les era del todo misteriosa. El conflicto entre unos y otros iba a manifestarse  pocos tiempo despues, en el 327 a. C., cuando ya Alejandro se habia convertido en soberano indiscutible de Asia y se proclamaba heredero de los Aquemenidas en el trono del gran Impero Persa. El motivo de la disputa fue una forma de saludo, la conocida como proskyneis, que los griegos veian como un gesto sacrílego. La proskyneis o podternación era un saludo tradicional persa de respeto y obediencia. Consistia en una reverencia muy marcada, seguida de un gesto de la mano derecha hacia la boca. En persia era una formalidad social, algo que todo suvordinado debia hacer ante alguien de superior categoria y todos los vasallos ante el poderoso gran rey. Para los griegos sin embargo era un gesto religioso que solo podia hacerse ante los dioses.                                                                                                                                                                               Cuando Alejandro intento imponer esta mustra de reverencia a sus macedonios, éstos la interpretaron como algo humillante. Calistenes, historiador oficial del soberano y pariente del filosofo Aristoteles, se puso al frente de quienes rechazaban tal imposición. Segun argumentaba, lo que rehusaba no era la muestra de obediencia al gobernante supremo, sino la orden de postrarse ante el como ante una deidad viviente. Pero cabe sospechar que los que más le indignaba a él y a sus amigos era que, siendo los vencedores, se vieran obligados a adoptar una costumbre de pueblos orientales, que ellos despreciaban como serviles. En este concepto se produjo la llamada conspiración de los pajes, cuando un grupo de jovenes tramaron asesinarlo una noche en la que todos ellos deberian montar guardia. El plan fue descubierto, y los conspiradores fueron arrestados y ejecutados como tridores, incluido Calistenes, amigo de alguno de ellos, aunque se cree que no estaba al corriente de su plan,                                                                                                                  Aunque Aristóteles había a Alejandro que tratase a los helenos como familiares y a los asiaticos como siervos, el rey no escuchó su consejo, sino que quiso imponer una misma disciplina y una igualdad fraterna entre sus súbitos. Muy pronto, el mismo adoptó ropas y usoso orientales, se acostumbró a la pompa imperial en su corte asiatica, e intentó aglutinar a griegos y barbaros mediente el entrenamiento masivo de soldados iranios y por medio de numerosos matrimonios entre sus soldados y mujeres asiaticas. El propio alejandro dio un ejemplo claro casandose con Roxana y Estatira, hija de Dario III.

No se sabe, si Alejandro con la proskynesis quiso adoptar ese ritual por considerarse un ser divino o mas bien por fijar como Gran Rey, al modo oriental, una soberanía teocrática para gobernar por igual  sobre todos sus súbotos, fueran griegos, macedonios o persas. Pocos meses despues, al regresar de su expedición de conquista por el noroeste de la India, el invencible Alejandro, recibio en Persia, que era entonces el centro de su imperio, a las delegaciones de numerosos pueblos que le ofrecian coronas de homenaje y le profesaban la adoración tipica de un dios. En su larga marcha victoriosa hacia Oriente, tan solo frenada por la negativa de sus tropas a ir mas allá del gran rio Indo, habia llegado tan lejos como el divino Dionisio y habia emulado con creces a su antepasado Heracles. Alejandro habia cruzado el alto Hindo Kush, derrotando al rey Poro del Punjab y a sus elefantes, surcado el caudaloso rio, vencido el terible desierto de Gredosia y reinaba como imndiscutible de toda asia conocida por los griegos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Tras la victoria sobre Poro se fabricó una moneda en la que alejandro aparecia representado como Zeus, con el rayo en su mano. En algunos lugares se alzaban estatuas de Alejandro como “el dios invencible”. El macedonio tenia aun planes de conquista muy ambiciosos, Arabia y el Mediterraneo, se hallaba en la cumbre y su poder parecia no tener final.                                                                                      Fue entonces cuando exigió ser reconocido como un dios tambien por los griegos, por los mismos atenienses y espartanos que tantas beces se habian mostrado distantes y recelosos hacia el. La orden llego a Gracia a fines del 324 a. C., y seguramente fue recivida entre un esceptionismo general y el miedo a un castigo. En esparta un tal Damis dijo -Si Alejandro quiere ser un Dios, le dejaremos ser un dios.  En Atenas, el orador Demóstenes dijo -Alejandro puede proclamarse hijo de Zues, y de Poseidón si el quiere, a el que le importa-                                                                                                                                         Se ignora hasta que punto las anecdotas atestiguan una intencio seria de Alejandro  de recibir la adoración como a un dios o son solo ecos de una iniciativa de caracter politico . Caben duddas en definitiva , de si Alejandro llegó a verse a si mismo como una divinidad viviente , deslumbrado por sus continuos triunfos y por las adulaciones a su persona, cada vez mas solicitada desde el trono universal. Si para honrar a su querido amigo Hefestion, muerto por entonces de unas fiebres en la ciudad de Ecbatana, decretó unos esplendidos funerales, propios de un heroe, tal vez penso que a él  se le debía ya, incluso en vida, una veneración mayor, la propia de un dios. Y asi se extendió el culto, que ya parecida asegurado entoda Asia y Egipto.

Pero entonces Alejandro, cometió una accion impropia de un dios. Murio en Babilonia el 10 de junio de 323 a. C., antes de cumplir los 33. Su cadaver acabaria en un sarcofago, primero en Menfis y luego en Alejandria, donde se le contruyo un magnifico templo en el que se le rindio culto divino. La inoportuna muerte del gran conquistador acarreó la fragmentación de su imperio. Sus generales, conocidos como Diáconos, se repartieron sus tierras. Tambien ellos pelearon por sus tierras y algunos de ellos obtuvieron honores divinos a su muerte, como Ptolomeo, e incluso hubo quien los recivió en vida como Demetrio, que vivió desvergonzadamente en el Partenón.                                                                                                                                                                                                                                                 Tras su merte, Alejandro vivio para siempre en la leyenda del último gran héroe heleno. Tuvo una tumba y culto divino en Alejandria, y se le mitificó como el intrepido viajero, caracterizado por quere ir siempre mas allá, por ese photos o anhelo de aventuras y maravillas, venciendo tadas las fronteras, apuntado ya por los historiadores antiguos. Así murio el fabuloso relato de sus ascension al cielo en un carro de fuego tirado por grifos alados y la no meno fabulosa peripecia de su inmersion en los oceanos en una bola cristalina, para revolver el fondo acuatico. Surgió tambien el mito del encuentro con los arboles parlante en el raro templo del Sol y la Luna que le profetizron el dominio del mundo entero y su pronta e inevitable muerte, ya predestinada e Babilonia. En todos los episodios fabulosos se refleja la imagen heroica de Alejandro, sus afanes de trascender todo limite humano y su unico fracaso, no llegar a ser un dios. Tuvo por detino el que eligiera su abntepasado Aquiles, una vida corta preo una fama perdurable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: